Un Ninja es un estratega. Planea los movimientos del adversario y elabora diversos planes con la suficiente anticipación para no ser nunca derrotado.

Mes de mayo. Solucionado el escollo del puente del primero de mes, la madre Ninja empieza a planificar la mayor de las estrategias, el plan definitivo, el golpe que la permitirá salir indemne del desafío más importante del año: el verano.

Por una de esas incongruencias de nuestra sociedad, un niño tiene, aproximadamente, 76 días de vacaciones (de verano, Semana Santa y Navidad a parte) y una madre, por muy Ninja que sea, tiene 22 (al año). Es matemáticamente imposible acoplar las vacaciones, así que hay que empezar a buscar soluciones.  

-          Solución clásica: Abuelos. La de toda la vida, y la más económica desde luego, pero no está exenta de problemas. No todos los abuelos están capacitados para hacerse cargo de los nietos durante un mes, lo que pasa es que esta idea no la tiene en cuenta todo el mundo. Poner a una mujer de 75 años a correr detrás de dos fieras de 6 y 4 es directamente maltrato contra la tercera edad. De hecho, los viajes de Imserso son tapaderas muy bien montadas por las asociaciones de abuelos para huir en verano de sus nietos. Llegan a la puerta del hotel en silla de ruedas y a las dos horas están en la discoteca bailando el “ai si eu te pego”: “Pero Señora María, cómo está usted tan en forma” “Coño, porque me dejan a los nietos todas las tardes. ¡Me escapé ayer de casa y no pienso volver hasta septiembre!”
-          Solución estatal: Campamentos urbanos. Digo urbanos porque los míos no están aún en edad de irse 15 días a cantar el Cumbayá y a dormir en tiendas; que en cuanto puedan ahí que los empaqueto. A estas edades, y al menos durante el mes de julio, nuestras concejalías de servicios sociales hacen como que ayudan (porque implantar masivamente la jornada laboral intensiva SI sería una ayuda, pero de eso ni hablar) y montan actividades en los colegios. Está bien, es buena solución y no es muy caro, pero siempre hay más solicitudes que plazas. El año pasado, se rumorea que las últimas plazas las consiguió una señora después de una pelea ilegal a navajazos.
-          Solución fashion: Museos, el Zoo, escuelas de inglés, de música, de arte dramático, de yoga y macramé… cualquier cosa es buena para sacarnos la pasta. Claro, las madres desesperadas exhalamos un aroma que es detectado a distancia por distintos empresarios avispados, y cuando estamos debilitadas por el estrés, el calor y la pérdida de sangre tras la pelea a navajazos, nos endiñan un folleto monísimo de un curso muy bueno de chino en tirolina a partir de tres años. Adiós querida paga extra, no te olvidaremos. 

Yo, este verano lo tengo planificado por semanas, incluyendo TODAS las opciones anteriores y agregando un viaje de 800 km. Aunque barajo la posibilidad de auto-lesionarme y poder pillarme diez días de baja para cubrir los primeros días se septiembre, esos que el lobby de mentes criminales que dirige la Consejería de Educación ha decidido que sean de “adaptación” y que los niños salgan a la una del mediodía porque ellos lo valen.

Pero no me quejo, lo tengo todo planeado. Me ha costado sudor y esfuerzo y yo diría que he perdido hasta un par de kilos; mira, al final voy a tener que estar agradecida.

Comments ( 2 )

On 26 de junio de 2012, 9:08 , Ladytnt dijo...

He vuelto de unas "mini-vacaciones" hace un par de horas. Soy madre de una niña de ocho meses y estoy embarazada de nuevo de 4 meses. Hemos adelantado el regreso porque no aguantábamos más. No quiero ni pensar de lo que me espera el año que viene...
Tu Blog me ayuda a tomar conciencia :)

 
On 26 de abril de 2015, 14:55 , Amparo Martínez dijo...

Hola, me saltan las lágrimas y casi me meo de risa leyendote.😜