Jueves, diez de la noche. Después de un día en el que había madrugado, trabajado, recogido a las fieras, dejado a estas mismas fieras en clase de fútbol sala mientras yo pasaba una hora en el gimnasio del polideportivo, recogido la cocina, tendido una lavadora, hecho una cena, bañado y acostado a dos insurgentes yo solita (el Samurai tenia una cena, vamos a decir que de trabajo), me disponía a yacer lánguidamente en el sofá cuando una idea aterradora me sobrecoge: El disfraz.

 

El puñetero carnaval lleva toda la semana produciéndome dolores de cabeza. No solo a mi, por lo que leo en la blogosfera, hay varios ejemplos de madres atormentadas como este y este. En nuestro cole, no contentos con hacer una fiesta de carnaval hacen una semana completa de carnaval y cada día hay que llevar alguna cosa, de la que yo por supuesto me acuerdo puntualmente a las cinco de la mañana del día en cuestión y tengo que improvisar una peluca, unas gafas divertidas o una nariz de payaso.

 

Y el viernes, como colofón a la semana han de ir disfrazados. No me quejo, este año la cordura ha llamado a la puerta del colegio y la han dejado entrar, abandonando, al menos de momento la manía que tenían con los disfraces extraños. Si el primer año tuve que hacer un disfraz de quesito del trivial, el año pasado me curré uno de aro olímpico sin pestañear. Por no hablar de los disfraces conceptuales tipo “el otoño”, “la solidaridad”, “el cumpleaños” o “el invierno”, que suelo solucionar con un chándal blanco y un cartel en el pecho en el que se puede leer “otoño”, “solidaridad”, “cumpleaños” o “ invierno” según convenga.

 

Afortunadamente, como digo, este año el mayor puede ir disfrazado de lo que quiera, lo que se traduce en que la mitad de la clase irá de Spiderman y la otra mitad de monster high. Uno menos. Pero el Rubio si tiene dress code, hay que ir de indio. Y yo, que he pasado del tema toda la semana ni he ido al chino a por un disfraz de indio, así que heme aquí, a las diez de la noche, improvisando un disfraz. Pongo fotos de mi proceso creativo siguiendo el consejo de la @madrenovata:


Disfraz de indio: ingredientes




 


Al lorito con las flechas, esto parece Baballa




Paso uno: cortar la camiseta con flecos como esas camisetas que teníamos de pequeñas para ir a la playa (molaban mucho)
 
 
 
Paso dos: hacer lo mismo con un pantalón viejo de pijama. A la camiseta le di la vuelta para eliminar el dibujo del Taj Mahal. Aunque era un puntillo lo de camiseta india tampoco quiero pasarme de lista; ya me miran mal lo suficiente las otras madres cuando el Rubio lidera a sus hijos para que escupan todos juntos en el patio del cole
 
 
 

Paso tres: cortar tiras de fieltro mas o menos étnicas y pegarlas a la camiseta con cinta adhesiva de doble cara. Las tiras no son iguales, pero ¿Qué pasa? ¿Que los indios hacían las tiras con el Corel Draw? Amosnomejodas (no son horas y se me está empezando a hinchar la vena del cuello)


Paso cuatro: Complementos. Lo primero, una cinta de esas indias con una pluma hecha con lo que me sobró de goma eva que compré para el disfraz de quesito del trivial y unas pegatinas que llegaron a casa, creo que sobrantes de unos de los libros del Mayor. Lo de la pluma lo tengo menos claro, es una de esas cosas que mis hijos atesoran junto con piedras, palos y castañas.
 
 
Estoy particularmente orgullosa del tomahawk. Es tan cutre que mola. Está hecho con un rollo de papel de cocina y un trozo de cartón.
 
 

Pues ya está, ale, a dormir. Menos mal que no les llevo yo al cole, no tendré que enfrentarme a niños con disfraces comprados y a la mirada desaprobadora de sus madres. Si, es cutre, si, me ha salido barato, pero yo no estoy aquí para cocinar cupcakes y hacer falditas de tul; estoy demasiado ocupada en sobrevivir.

 


Comments ( 9 )

On 8 de febrero de 2013, 1:12 , urbanmon dijo...

Jajaja. Me recuerda a mi primer año de guarde. Por cierto, Voy a hacer un post de eso.
Bss

 
On 8 de febrero de 2013, 1:34 , vaninasblog dijo...

Envidio vuestro poder creativo. Menos mal que en le cole del mío, van por libre, y ha decidido ir de Dinosaurio. ( Confieso: lo he comprado)
Me ha encantado como lo has narrado.
Un besin

 
On 8 de febrero de 2013, 1:37 , Carmen Quintano dijo...

Muchas más merito tiene ese disfraz, que llevar uno comprado!! Desde luego por mi parte tendrías admiración.

 
On 8 de febrero de 2013, 4:46 , ¿Quién te lo ha dicho? dijo...

Tiene muy buena pinta el disfraz. Menos mal queea facil! Muy buen post! Ahora disfruta del fin de semana...y de los carnavales!! Un besote.

 
On 8 de febrero de 2013, 4:46 , ¿Quién te lo ha dicho? dijo...

Tiene muy buena pinta el disfraz. Menos mal queea facil! Muy buen post! Ahora disfruta del fin de semana...y de los carnavales!! Un besote.

 
On 8 de febrero de 2013, 6:35 , Blanche´s Blog dijo...

Pues a mi el disfraz me parece que está fenomenal,tocaya. Eso si, se nota que el tomahawk lo has hecho a lo último en plan de estar hasta los eggssss jajaj

 
On 9 de febrero de 2013, 12:57 , Auroret dijo...

Pues a mi tb me parece reketedigno, salvando al hacha claro ;) y desde luego, pa cutres, los disfraces del chino...
En el cole de mi mayor tb se pone tema de "carnavalito" cada día, pero no nos quita el sueño a nadie, o será que somos pelin chapucillas... bueno a él sí se lo quita un poco, que lo que quiere es que nos dejemos de pamplinas y disfrazarse de superhéroe

 
On 10 de febrero de 2013, 23:52 , La niña sin nombre dijo...

jajajaja te ha quedado genial!!! "viva el carnaval" (tonito falso).
Gracias por la mención ;)

 
On 11 de febrero de 2013, 9:33 , Bergeronnette dijo...

El hacha es lo mejor de todo el disfraz! Muero por tener una así!