El guerrero Ninja es ducho en el manejo de diversas armas, algunas de ellas se encuentran en los sitios más insospechados.

 

Tiene casi cinco años, el pelo corto y negro, las orejas bastante grandes y los ojos marrones. Le gusta ir al parque, jugar con los otros niños, hacer agujeros en el suelo y perseguir piedras. Es de la familia aunque sea de otra especie, no vamos a discriminar a alguien por el mero hecho de ser un perro. Se llama Don Alfredo di Stéfano, dejando claras las filiaciones deportivas del Pater Familias, pero le llamamos Don, porque es mas corto, aunque mola bastante ir al veterinario y que salga la auxiliar a la sala de espera llamando a Don Alfredo di Stéfano.


El Don en misión super Nanny

 


Llegó a casa con unos meses, cuando El Mayor tenía casi un año. Desde el primer día quedó patente que era un teckel peculiar; todo el mundo dice que son animales de mucho carácter y que no son muy aptos para los niños, pero desde el primer momento El Mayor y el se olieron, se mordisquearon y por lo que parece se gustaron bastante, y Don decidió que el si era apto para niños. Apenas dos semanas después nos fuimos unos días a la playa con parte de la familia Samurai. Un grupo se bajó a la playa y se llevó al perro, que, en un descuido, decidió pirarse a investigar y le perdieron. Gracias a su olfato de cazador, en apenas veinte minutos localizó la casa (en la que el no había estado jamás) y esperó en la puerta hasta que le abrimos. Mientras tanto, mi cuñada y el resto que habían bajado a la playa se tiraron unas dos horas llamando al perro mientras el dormía en el que sería desde entonces su sitio favorito: debajo de la cuna. Durante esas vacaciones, si alguna noche el Samurai y yo salíamos a cenar dejando al niño al niño con sus tíos, Don se plantaba en la puerta de la habitación y no se movía hasta que volvíamos. Tenía solo cinco meses. 
 
Dios mio, los niños ya vuelven!!
El Mayor y el han crecido juntos, y cuando vino El Rubio continuamos con la ya clásica costumbre en la familia de que una de las primeras palabras que aprenden a decir es DON, aunque cuando se dirigen a el directamente muchas veces lo hacen ladrando. Para ellos el perro ha adquirido la categoría de hermano con todo lo que eso significa, que no siempre es bueno. Implica peleas, carreras, puteos varios, disfraces, pintura, rebozado en harina, baños en la piscina. Supone que si tienes las orejas largas y colganderas te las pongan alrededor de la cara y te llamen bella señorita. Conlleva que te abracen con todas sus fuerzas, te besuqueen la cabeza y te metan en la cama a dormir arropadito hasta el cuello.

!Pelea! Mi cosa favorita
 

Para mi Don es un extra de responsabilidad en algunos casos, porque entiendo que un perro necesita atenciones y tiempo que yo a veces no le puedo dar. Debería salir todos los días de una a dos horas a hacer ejercicio, y yo no tengo tanto tiempo, como mucho le saco al parque y le dejo a su aire, no me preocupo porque siempre vuelve. Pero también es mi arma secreta. Es el mejor de los despertadores, consigue que los niños asuman la responsabilidad de cuidarle y que aprendan que se debe tratar con respeto a los animales, no tienen problemas en quedarse jugando en su cuarto mientras yo me voy a la cocina porque el perro está con ellos. Consigue que El Mayor no tenga miedo a tener pesadillas. Cuando están muy a gusto en el sofá viendo la tele y no quieren ir al parque es el único que hace que se levanten, aunque siempre hay peleas por llevar la correa.





Les he visto con un gorrito de bebé y un carrito.Vienen a por mi. Me camuflaré entre los peluches
Nosotros le damos de comer, le bañamos y le proporcionamos una cama de perro (aunque el duerme siempre en una cama de cachorro humano con alguno de los dos), y el nos da su amistad y su lealtad incondicional, su vida entera. No tengo claro que sea un trato justo.
 
Muy bonito esto que has escrito,pero, ¿me haces el favor de sacarme a tu hijo de encima?

Comments ( 7 )

On 24 de septiembre de 2012, 3:23 , Maria MiPequeñoKoala dijo...

Jajajaj mola!!! Nosotros tenemos a Noah, que es SANTA, una labrador que se deja hacer de todo por la gorda, es miembro de pleno derecho de la familia y cuando hay jamón del güeno tb le corresponde una lonchita ;) Me ha encantado la entrada

 
On 24 de septiembre de 2012, 4:58 , Bergeronnette dijo...

Me encanta el nombre de Don para un perro. Y más me gusta esta entrada. Creo que no te había leído nunca, aunque por twitter he visto alguna conversación tuya. Desde ahora mismo, me hago fiel seguidora. Pero dame tiempo para ponerme al día ;)

 
On 24 de septiembre de 2012, 5:23 , Luci dijo...

Qué ternura! :_)
Ojalá pudiéramos tener un perro en la familia, pero con mi alergia a todo pelo animal me daría algo :(

Un beso y Feliz lunes!

 
On 24 de septiembre de 2012, 9:15 , Blanca Cabrerizo dijo...

Me entrada más bonita, yo tengo una perra desde hace 13 años e imposible que ya la pueda devolver el amor que ella me ha dado en su vida.

Blanca

http://theblancheblog.blogspot.com.es/

 
On 26 de septiembre de 2012, 2:47 , Deb N dijo...

Grande Don! Doy fe de que es un chucho genial!

 
On 26 de septiembre de 2012, 2:50 , Blanca dijo...

Los perros son buena gente...

 
On 1 de octubre de 2012, 15:27 , Rojilla dijo...

Ohhh, q bonito... La verdad es q a crea un vínculo especial. M ha encantado. M has hecho recordar al mío, q no vive con nosotros. Tengo 4 maravillosos monstruos, mas mi Compi y yo... Somos 6 y vivimos en 60 m. Acabó agobiandose x el tema dl espacio. Está en una guarde y vamos a verlo y algún domingo nos lo llevamos a pasar el día. Está muy contento, además este verano le pusieron piscina. Pero yo le echo d menos....