“Respira hondo, joven guerrero Ninja, cada cosa a su tiempo”

 

Domingo, 8:00 A.m. La maldita costumbre de madrugar que he adquirido no me deja dormir mas, pero la casa está en silencio, así que decido aprovechar esos primeros ratos del domingo (el día que nos fue dado por el Señor para limpiar los baños) y desayunar tranquilamente yo sola.

 

Bajo las escaleras cada vez más motivada por tomarme mi café con leche y mi tostada de aceite con tomate en la terraza, hace muy buen día. Canturreo en la cocina mientras saco la taza y un plato para la tostada y en esto que escucho las pisadas de unos piececitos por las escaleras. Me quedo quieta y semi-agazapada, como un conejo en una autopista, esperando el momento del impacto. “Mamá, me dijiste que hoy me ayudarías a montar el playmobil” Malditaseamisuerte. El puto playmobil. El Mayor aparece en la cocina con su caja por abrir y su mirada de “me lo prometiste”. “¿No quieres desayunar primero?” “No, luego cuando se despierte el Rubio”. Vale, la caja es pequeña, no hay mucho que montar, si lo hago deprisa le dejo entretenido y hasta que se despierte el otro aún puedo disfrutar de mi desayuno al solecito.

 

En este último año he desarrollado una destreza sin par en montar playmóbiles. La primera vez el maldito zoo del demonio me costó casi cuatro días de trabajos forzados, pero ahora ya nos conocemos las piezas y yo. Dejo montada la oficina de sheriff y corro a la cocina. Hago café, tuesto el pan, lo llevo todo a la mesa y en el instante en el que mi culo se posa en la silla oigo “Mamaaaaa” ¿Qué pasa? ¿Qué tenéis cámaras espía por la casa? ¿Cómo hacéis para llamar siempre en el momento justo para fastidiar lo máximo posible? El Rubio está despierto, pero hay esperanza. Si se queda jugando con su hermano el rato suficiente, aún me puedo tomas el café caliente. Les dejo jugando en amor y compañía y voy a sentarme, el café sigue caliente y la tostada está aceptable. Justo en el momento en el que me estoy acercando el pan a la boca noto a mi espalda al Rubio que se acerca con paso vacilante. El olor le precede, ya se a lo que viene. “Mama, caca”. Hay que joderse, se me quitan hasta las ganas de comer. Señoras que no consiguen superar los dos días de dieta, prueben a cambiar un pañal apestoso en lugar de comerse un donuts.

 

Le quito el pañal, le limpio y cuando se ve libre de la braga opresora de celulosa sale corriendo a la cocina con la picha al aire gritando que quiere choco crispis. El Mayor responde a la llamada y se sienta en la cocina cuchara en ristre. ¿Que tipo de mala madre antepondría su desayuno al de sus amados hijos, aunque este último se prolongue en el tiempo unos treinta minutos? Yo, desde luego no. Cuando terminan de comer salgo a la terraza y observo con tristeza mi café frío y mi tostada mustia y aparece el Samurai “¿has desayunado? “ NO ME HABLES”.

Comments ( 8 )

On 17 de septiembre de 2012, 3:41 , Luci dijo...

jajaja! pobre madre ninja! bendito y "normal" domingo en familia no!? :D

Besosss!!

 
On 17 de septiembre de 2012, 4:07 , Emilio VegeTupper dijo...

Seguro que el Samurai respondió "Me alegro porque había pensado que podíamos ir a tomar algo de pastelería francesa a una terraza que conozco..." ¡Ánimo ninja!

 
On 17 de septiembre de 2012, 11:20 , Auroret dijo...

Me encanta como te cuelas en nuestras casas y nos narras con pelos y señales como es un domingo cualquiera :) ... Me duele la tripa de tanto reír!! Que chispa!!

 
On 18 de septiembre de 2012, 4:27 , Peineta-pintxos dijo...

Dios que sonrisa mientras te leo, matador tu domingo, pero certero, así es la vida, pues yo sé de un padre que antepone su desayuno al del niño, manda cojones!!!

Besos, un placer leerla, cada día más

 
On 18 de septiembre de 2012, 14:53 , La Armadilla invencible dijo...

Jjajajaja, me encanta, es que son así, lo de las cacas y pipís inoportunos es increible ;)

 
On 19 de septiembre de 2012, 2:07 , Blanca dijo...

Gracias a todos por comentar! poco a poco me recuperaré del domingo, seguramente estaré bien el sábado por la noche...

 
On 19 de septiembre de 2012, 13:10 , Rojilla dijo...

Ja ja!!! Yo también he pensado mas d una vez lo d las cámaras!!!

 
On 25 de septiembre de 2012, 4:51 , OLGA dijo...

Jajaja, me encanta tu blog, ahora mismo me hago seguidora,y sí, en mi casa también hay cámaras ocultas, porque justo cuando me siento en el sofá se oye: mamaaaaaaaaaa.
Me lo voy a leer enterito, te has hecho seguidora mía en twitter, soy Kuspuflus y mi blog El Divan de las cinco rosas, te adjunto enlace para que eches un vistazo, a ver si te gusta:
http://www.eldivandelascincorosas.blogspot.com.es/
Bss