El hábil guerrero Ninja sabe que a veces, los deseos se cumplen, y que cuando se cumplen hay que vivir con ellos.

 

Como alguna que anda por ahí por el twiter, muy listilla y muy vasca y con mucha peineta ya ha adivinado, el ser humano que llevo alojado entre mi estómago, mi bazo y mis pulmones es una niña. UNA NIÑAAAAAAA, yuhuuuuu, yupiiiiiii, una niñaaaaaaaa.

 

Espera un momento, ¿una niña? Pero Madre ninja, criatura, ¿que sabes tú de las niñas? Si tu te has criado rodeada de primos, si tu le ladrabas a tu abuela cuando intentaba ponerte el vestidito de nido de abeja, si tu jugabas en el patio del cole a la Patrulla X y no a las princesas, si tu viviste la totalidad de tu infancia con el pelo cortado a tazón y vestida con un peto de pana, si tu conseguiste, después de patear insistentemente una vitrina del Corte Inglés, hacer la comunión vestida de marinerita. ¿Tu tienes idea de lo que se te viene encima?

 

Pensándolo bien, hay muchas cosas que va a ocurrir en torno a la crianza de una niña para las que yo no estoy ni remotamente preparada. Se que van a ocurrir porque he visto a mis amigas que tienen niñas rodearse de princesas Disney, joyas de plástico, sobredosis de rosa y purpurina y bailes modernos de dudoso gusto. Hay ciertas cosas que, independientemente de cómo eduque yo a mi hija, van a ocurrir, y van a suponer un reto inmenso para mí:

 

-          Hacer pis en el parque. A menos que diseñemos algo en estos próximos meses, cuando la niña se haga pis en cualquier lugar que no sea el baño de mi casa, la logística y el procedimiento no van a tener nada que ver con lo que tengo por costumbre y llamo coloquialmente “saca la chorrilla y mea”. Ayer mismo asistí acongojada a cómo un padre tenía que ayudar a su hija a hacer pis en un descampado al lado del parque, y la cosa que empezó reguleras acabó con el bienestar del lomo del buen señor y la limpieza de sus zapatos.

-          Peinarse. A una niña habrá que peinarla, digo yo. Es una cosa que intuyo, porque desde aquí confieso que yo a mis hijos no les peino. Llevan el pelo tan corto que no lo veo necesario, la verdad. Pero claro, o la llevo con el pelo igual de corto o me afano en hacer coletas, kikis y similares, y lo que es peor, le doy un curso al Samurai, que es el incauto que tendrá que llevarla a la guarde por las mañanas. O nos compramos un busto de la Nancy para practicar o le explico cómo funciona la aspiradora.


-          La etapa rosa. Me consta que madres que detestan el rosa con toda su alma y que jamás han vestido a las niñas de ese color, pasan, como un vía crucis, por la fase rosa de las nenas. No hay escapatoria. No se si está en el ADN o si se lo insertan en el cerebro por las noches, lo cierto es que hay un momento en el que ella quieres ser princesa de fresa y tu te quieres tirar por la ventana. Tengo mis esperanzas puestas en mis hijos y en su terapia de choque “dale golpes a este cubo con un palo mientras yo me lo pongo en la cabeza” para que al menos se convierta en Xena, la princesa guerrera.

-          Hablar. Por lo que he observado, las niñas llegan antes a expresarse correctamente y hablan con más claridad desde más temprano. Lo que me faltaba. Porque teniendo en cuenta que los hermanos ya están en la fase ¿Cómo se formó el mundo? ¿de dónde vienen las personas? ¿por qué se muere la gente? , en menos de dos años tengo una tercera vocecilla inquisidora preguntando por qué vuelan los aviones o por qué tienes ese tic en el ojo Mamá.

 

 

Aún con todas estas dudas, estoy feliz como una perdiz. Así soy yo de contradictoria, porque, si no querías mojarte los pies con pis ajeno, hacer kikis con cuatro pelos, comprar el disfraz de princesa Aurora o responder a mil preguntas de un mico de dos años, ¿para qué querías una niña? Pues para quererla mucho, ¿para qué sirven los hijos si no?


Comments ( 21 )

On 7 de noviembre de 2013, 5:04 , La madre del monillo dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh yeahhhhhhhhhhh!!! Bingo, que sepas que para mí eres una afortunada, a disfrutarlo

 
On 7 de noviembre de 2013, 5:18 , Mamá en Bulgaria dijo...

En primer lugar enhorabuena por la niña, llevo varios dias puliendome tu blog enterito y siento como si te conociera de toda la vida :)
Yo a la mía la estuve vistiendo unisex hasta el año pasado, a los 4 años decidió que quería todo rosa, pero bueno me he ahorrado 4 años de quedarme ciega con rosa por todas partes. Y es ropita que su hermano puede aprovechar.
Con los peinaditos te lo pasarás bomba! Yo aprendí a hacer trencitas francesas por Internet jiji!
Lo de mear en el parque.. pos sí, es jodido, para qué negarlo. Yo al revés, estoy encantada porque ahora con el niño será facilísimo juas juas!
Y hablar hablará pronto, pero no por ser niña sino por tener dos hermanos mayores, seguro.
Vais a ser familia numerosa!!!!

 
On 7 de noviembre de 2013, 5:43 , 1MadreinItaly dijo...

Enhorabuena! aquí otra que se tira por al ventana ante un rosa fucsia (bueno el rosa palo si me gusta porque la industria de la moda me ha comido la cabeza) pero que anhela con todo su ser tener una niña, hija y amiga que la cuidará cuando sea una pobre anciana inválida y mi hijo pase de mi por irse con la familia de su mujer. Disfrútala mucho por las que lo deseamos tanto. Un abrazo!

 
On 7 de noviembre de 2013, 6:29 , Mama gnomo dijo...

Jajaajaja

 
On 7 de noviembre de 2013, 6:30 , Pasandolo pipa dijo...

¡Yuhuuu!, es verdad todo lo que dices pero las niñas molan un montón. Yo que aún no se si espero princesa o pirata estoy con la misma incertidumbre pero al revés ¡se me ocurren un montón de preguntas sobre chicos!.

¡¡¡Felicidades!!!

 
On 7 de noviembre de 2013, 6:31 , Mama gnomo dijo...

Enhorabuena chata!!! Vas a tener a una cafre, sólo eso!! Con la escuela que tendrá tú me dirás!! Me alegra de que estés tan contenta y sí, sirven para quererlos, así que disfruta amando a esa... NINJA!! Besote

 
On 7 de noviembre de 2013, 6:31 , Mama gnomo dijo...

Jajaajaja

 
On 7 de noviembre de 2013, 6:31 , Mama gnomo dijo...

Jajaajaja

 
On 7 de noviembre de 2013, 6:35 , Araceli López dijo...

Ya verás cuando lleguen a la adolescencia y sus ligues tengan que pasar el filtro de los DOS hermanos mayores, XD. Me alegro mucho por ti, un abrazo.

 
On 7 de noviembre de 2013, 6:39 , La Madre Tigre dijo...

Enhorabuena querida niña. En el pecado llevarás tu penitencia.

 
On 7 de noviembre de 2013, 7:25 , Blanca dijo...

Siiii,tengo suerte,lo de manejar a una niña vendrá luego con la practica

 
On 7 de noviembre de 2013, 7:29 , Blanca dijo...

Es emocionante,son muchas cosas nuevas,iré aprendiendo

 
On 7 de noviembre de 2013, 7:30 , Blanca dijo...

No nos vamos a engañar,no es lo mismo ser abuela materna que abuela paterna. Ahí me voy a salvar gracias a esta niña

 
On 7 de noviembre de 2013, 7:32 , Blanca dijo...

Pues nada,hacemos una quedada e intercambiamos información. Enhorabuena entonces,sea lo que sea!!!

 
On 7 de noviembre de 2013, 7:34 , Blanca dijo...

Ya ves,ellos querían un chico,pero el mayor ahora dice que sí le enseñan a ser un chico,será un chico. Ahí lo lleva la pobre

 
On 7 de noviembre de 2013, 7:35 , Blanca dijo...

Jaja,pero eso ya no será mi problema!!

 
On 7 de noviembre de 2013, 7:36 , Blanca dijo...

Si necesito ayuda ya se que puedo consultarte como experta y guía espiritual. Tu experiencia es muy valiosa. Un besazo

 
On 7 de noviembre de 2013, 12:52 , Lucía laMamádelaBebédePucca dijo...

Yo también me quedé perpleja al saber que tendría niña y estoy encantada. Todavía tiene nueve meses por lo que aún no he llegado a los puntos que te preocupan, pero ¡sobreviviremos! ¡¡¡Felicidades!!!

 
On 7 de noviembre de 2013, 13:47 , Blanche´s Blog dijo...

Enhorabuena tocaya, y no te preocupes que con tanto chico seguro que se le olvida q existe el rosa... Besos y a cuidarse!

 
On 11 de noviembre de 2013, 9:12 , Padre Frikerizo dijo...

Enhorabuena hermosa, me ha encantao el post, me veo taaaan reflejada con la padawan jajajajaj sobre todo hablando por los codillos :)
Sera Xena, eso seguro! Pero acabaran haciendo lo que ella diga, si no ya veras :)
Bess

 
On 13 de noviembre de 2013, 9:19 , planeandoserpadres.com dijo...

Yo que también ando esperando una niña (la mía ya viene con una semana de retraso) también siento pánico al pensar en el tema de los peinados. Porque yo más allá del pelo suelto y la cola de caballo no conozco estilismo alguno y no creo que el futuro papá se vaya a dar mucha maña en este asunto...