Un guerrero Ninja nunca subestima a su adversario, ni siquiera cuando es pequeño, muy pequeño, ridícula y desesperadamente pequeño.

 

Una bella joven, embarazada de su primer hijo, se apoya lánguidamente en la ventana y acaricia su vientre con ternura. Sonríe imaginando la carita de su bebé, su naricita, sus manitas y sus piececitos, cada uno de ellos con cinco preciosos deditos. Y cada dedito terminado en una minúscula, una jodidamente minúscula uña. Aquí es donde la romántica historia deriva inevitablemente en película de terror.

 

Cortar las uñas es una de las miles de cosas de las que nadie te habla cuando tienes un bebé, porque sudar a mares mientras, con mano temblorosa en lugar de con pulso de cirujano, intentas cortar una uña de menos de un milímetro y a la vez sujetas a un bebé al que su instinto primario de supervivencia le ordena “pelea o huye por tu vida, hay una loca sudorosa con unas tijeras” no es una preciosura monísima. Es una puta mierda.

 

Si estás en este punto, en el que el sueño rosa Disney se te ha ido al traste y al mirarte en el espejo no ves a la princesa Aurora sino a una desequilibrada ojerosa con pelos de idem, tranquila. Punto uno: eres una mujer normal y punto dos: de esto se sale. Yo misma, aunque no soy precisamente el ejemplo perfecto de mujer equilibrada y cabal, soy capaz de cortar semanalmente cuarenta uñas (excluyendo las mías propias) con un mínimo aceptable de daños personales a terceros. Procedo a plantear diversas opciones con respecto al corte de uñas extraídas de mi experiencia propia y de alguna que he ido escuchando por ahí.

 

-          Las manoplas: Vale, puedes esconder las uñas del recién nacido y no desesperarte al verlas, pero eso no quiere decir que no vayan a seguir creciendo. Tarde o temprano vas a tener que afrontar la realidad. Además acabas por darte cuenta de que las manoplas son la típica cosa que te cuelan con el primer hijo pero que su escasa practicidad y su poca durabilidad hacen que lleves al segundo con la cara como si durmiera en un saco con un gato rabioso.

-          La lima: Si eres negra, pesas 120 kilos, vives en el Bronx y llevas unas uñas de 40 cm. a lo mejor la lima te resulta útil. Si eres un bebé recién nacido con las uñas más finas que el papel de fumar, que se doblan hacia dentro ante la menor presión, va a ser que no. Que si, que lo pone en todas lar revistas para padres, pero a mi el tema de la lima no me funcionó. A lo mejor me faltan melanina, 60 kilos de peso y 40 cm de uñas, vete a saber.

-          Las tijeras: Esto si, no hay más remedio. Hay que echarle valor, meter lo que se pueda de los dedos por los ridículos agujeros, respirar hondo, santiguarse tres veces (cuidado, con la mano que no tenga las tijeras, que al final tenemos una desgracia) y al lío. Hay gente lista que lo hace cuando el niño está dormido, minipunto para ellos, y luego hay gente obtusa como yo, que se empeña en hacerlo después del baño, como si las uñas necesitaran estar aún más blandas.  Para llevar a cabo la operación son necesarios al menos dos adultos. Uno, el de mayor peso y poderío físico, al que llamaremos “el inmovilizador” y otro, el que tenga los dedos más finos, al que llamaremos “el ejecutor”. El inmovilizador debe tratar, con cariño y delicadeza, de que el niño se mueva lo menos posible para que el ejecutor corte dónde hay que cortar. Después de tres cuartos de hora de canciones, entretenimientos varios tipo “mira el pajarito” y acciones desesperadas “si yo también me corto las uñas y no lloro”, uno consigue su objetivo hasta aproximadamente la semana que viene.

-          El cortaúñas. Yo ya he llegado aquí, y mi vida es algo más sencilla. Tampoco puedo decir que mis hijos se sienten alegremente tendiéndome las manos como si esto fuera un nail salón cualquiera  de Nueva York, pero al menos he dejado de recibir patadas en la cara, una cosa de mucho agradecer. Cortar las uñas de los pies sigue siendo más complicado que las de las manos, aunque presentan la ventaja de que crecen más lentamente y no hay que pasar por la tortura tan a menudo. Las de las manos, en cambio, como cualquier madre con hijos en edad de rebozarse en el patio del colegio sabrá, no solo hay que cortarlas sino que hay que mantenerlas limpias, un trabajo titánico dado que, al parecer, las uñas segregan una sustancia que hace que se meta bajo ellas todo tipo de suciedad, pintura de dedos, plastilina o vayaustedasaber que se encuentre a un kilómetro a la redonda de las manos de una criatura.

 

Las malas noticias son que no puedes ignorar las uñas de tu retoño a menos que quieras que le incluyan en el Record Guinnes a las uñas más largas del mundo (hay un tipo de India que ostenta el título cuya foto os voy a ahorrar) y además que no hay bebé conocido que se deje cortar las uñas sin presentar batalla, con lo que la cosa se podrá fea seguro. Las buenas noticias son que cada año que pasa es uno menos que tienes que dedicarte a cortar uñas,¿ves? siempre hay algo positivo, venga,va,un poquito de rosa a la maternidad, que tampoco es plan de quitarle todo el azúcar.

Comments ( 14 )

On 1 de octubre de 2013, 3:57 , Pilar / todomundopeques dijo...

Jajaja...
¡¡Ole, ole!!
Me encanta tu post (bueno, esto tampoco es nuevo..) porque cuentas lo que nadie cuenta (hasta ahora.. jejeje) de la maternidad con mucha mala leche y mucho sentido del humor. Y eso mooolaaa!!
Lo de las uñas... ufff!!!
¡¡¡Qué perezón!!!
Cuando son pequeños porque piensas que en una de esas le amputas un dedo... y cuando son grandes, por lo oirles...
Uff!!
Muy bueno el post hermosa!!
Esperando el siguiente estoy ya... y no, no es por presionar... ¡¡bien lo saber tú!! Jajaja

 
On 1 de octubre de 2013, 4:50 , Y entonces llegó el caos dijo...

Jo, de las cosas que más perezón dan de la maternidad, totalmente de acuerdo contigo! Yo el nivel cortauñas aún no lo tengo desbloqueado, aún estoy en nivel tijeritas romas y voy que chuto!
Y lo de la lima no se me hubiera ocurrido en la vida, y además me da como grimilla...
Un beso Ninja

 
On 1 de octubre de 2013, 5:09 , Gem Diez dijo...

Jajajjaaa, jejejeeee, cómo me he reído!. A la de 5 ańos es que no me puedo ni acercar con el cortauńas, lo huele y le empieza a doler! Pero si cortar las uńas no duele! Pues a ella si.

 
On 1 de octubre de 2013, 6:35 , Anónimo dijo...

Por buscar consuelo en otros más tontos : burros, caballos, potrancos...¿y si en lugar de uñas nuestras crianças tuvieran pezuñas???, y ..una pregunta darwiniana..¿cómo hacen los otros primates con el tema cortaúñas???

 
On 1 de octubre de 2013, 14:03 , Blanche´s Blog dijo...

A mi me da miedo cortarme hasta las mías, así que a un bebé ni te cuento. Espero que todo bien tocaya. Ya nos contarás!

 
On 2 de octubre de 2013, 8:51 , Blanca dijo...

Mala leche no,veracidad,que la maternidad es muy chunga. Un besote

 
On 2 de octubre de 2013, 8:53 , Blanca dijo...

Yo la lima la probé con el mayor,pero no funciona,una y no más. La fase del cortaúñas es como la iluminación,se alcanza con mucha paciencia.
Un besote

 
On 2 de octubre de 2013, 8:55 , Blanca dijo...

Ese es el argumento de los míos,dicen que duele, como cuando van a la peluquería,que también les duele. Un dolor todo

 
On 2 de octubre de 2013, 8:57 , Blanca dijo...

Los otros primates las llevan largas y se les van rompiendo poco a poco. Se podría probar,pero no se qué opinarían en servicios sociales

 
On 2 de octubre de 2013, 8:58 , Blanca dijo...

Ya ves,da mucha grima,pero a todo se hace uno. Un besazo

 
On 3 de octubre de 2013, 0:26 , Madreconcarné dijo...

Es de esas cosas que si no lo tienes que hacer, ni lo piensas. Cuánta razón y sabiduría en tus palabras.

 
On 3 de octubre de 2013, 2:14 , planeandoserpadres.com dijo...

¡Jajaja! Me ha encantado la forma de despotricar contra el invento de las manoplas y defender los arañazos a lo bestia en la cara de los bebés. Además dicen que las manoplas les quitan mucha sensibilidad, y como durante los primeros meses las manitas son su principal juego, mejor arriesgarse a que se den algún arañacito de vez en cuando hasta que logremos dominar el tema de las uñas.

 
On 9 de octubre de 2013, 3:09 , Auroret dijo...

Jajaja!!!, yo soy d la que llevé a mi pobre Dragón con calcetines en las manos casi quince días tras nacer, por que temía que se saltara un ojo con esas diminitas uñas-agujita... al final se las corté yo misma sudando la gota gorda... hoy podría hacerlo haciendo el pino y con los ojos tapados :)
Muy buena tu entrada
Un abrazo

 
On 27 de octubre de 2013, 11:05 , Lourdes L. dijo...

Cuanta razón tienes. En mi bloque saben perfectamente cuando estamos en proceso corte de uñas porque se oyen a kilómetros los berridos de mi hijo. Parece que en vez de cortarselas se las arrancase a bocados ^_^
Lourdes
http://lapeormadredelano.blogspot.com.es