Un auténtico guerrero Ninja nunca duda en recurrir a la mentira, el disfraz o el engaño en caso de que sea necesario para conseguir su objetivo.

 

Como toda madre normal, vivo atormentada permanentemente por la necesidad imperiosa de conseguir todo aquello que se ha estipulado bueno para un niño desde todo tipo de plataformas. Que si debería matricularles ya en clases de chino preparando el advenimiento de la nueva potencia mundial, que si el tenis es un deporte que incrementa su habilidad y coordinación, que si que tipo de madre rastrera y ponzoñosa soy por no decorarles el cuarto con wasi-tape y muebles vintage, y un largo etcétera de condiciones sin las cuales lo mas probable es que la Comunidad autónoma te retire la custodia.

 

Pero la reina de las condiciones, la norma suprema, aquella cuyo incumplimiento conlleva expulsión inmediata de AMPA es la del consumo diario de cinco raciones de fruta y verdura. La obesidad infantil acecha por las esquinas y una madre Ninja ha de estar preparada para combatirla. Cada día, el objetivo ha de cumplirse, sea como sea. He llegado a despertarles en medio de la noche para hacerles tragar un vaso de zumo de naranja recién exprimido porque ese día no habían tomado sus cinco raciones y el pánico a que contrajeran el escorbuto era superior a mi.

 

El enemigo al que se enfrenta una madre Ninja en esta batalla es ancestral y poderoso. La verdura es un enemigo natural de los niños. La madre que te diga que su Alvarito se come las acelgas rehogadas miente como una bellaca, generalmente con el objetivo de dejarte por los suelos. Ni Alvarito ni ningún niño normal en su sano juicio se come un plato de acelgas cocidas así sin más.

 

Partiendo de esta base y de la presunción de que aún somos más listas que ellos, lo que hay que hacer es disfrazar a las acelgas para que parezcan otra cosa. Como en todo, aquí hay niveles. Las madres americanas te montan un plato de coliflor hervida y te lo hacen pasar por un pollo con la única ayuda de un palillo y dos hojas de rúcula. Yo, hago lo que buenamente puedo en el tiempo que tengo; pero en vista del éxito del post del disfraz de indio y viendo que no sois un público muy exigente, me lanzo a publicar mi primera receta en mi imparable ascenso al olimpo de las trendy mothers.

 

 

MAGDALENAS DE TORTILLA (ojo, si cometéis el error de llamarlas magdalenas de verdura todo el esfuerzo habrá sido en vano, que son niños pero no son tontos)

 

Ingredientes (para 6 magdalenas):

-          5 huevos

-          Miga de pan ( algo menos de media barra)

-          Verdura cocida. Lo que pilles, al vapor y un poco durita es como mejor queda

-          Jamón serrano. Un par de lonchas

 


1.- Lo primero, cocer la verdura. Yo, uso estas bolsas de microondas, que oye, te hacen el apaño
Son de Mercadona. Señor del Mercadona ( guiño, guiño), no tengo banners de publicidad todavía....


2.- En un molde para magdalenas, ponemos un poco de miga de pan para hacer la base.
 





3.- Escondemos la verdura



4.- La cubrimos de huevo batido con un poco de sal
 

 
 
 
5.- Coronamos con un poco de jamón serrano, que siempre da un punto.
 
 

 

 
6.- Al horno 180º unos diez-quince minutos, hasta que suba la tortilla
 
 
Si se desparrama un poco, la recortamos
 

 
 
Y el resultado es este



 


Mientras las hacía, mi conciencia me observaba


 
¿ De verdad crees que vas a engañar a los niños?
 


Listo. Si ponen cara rara siempre le podemos poner un poco de tomate frito por encima y las llamamos “cupcakes de tortilla”, pero advierto que este es el punto de no retorno. Estás a un tris de hacer sándwiches con cara de oso panda, que lo sepas.


 

Ahora en serio, la gloria de esta receta no es mía, la podéis encontrar en la
web de Pimienta Rosa.

 

Comments ( 14 )

On 5 de marzo de 2013, 2:47 , Pilar / todomundopeques dijo...

¡¡Cómo me ha gustado la idea!!
Piensa querida amiga, que además en mi caso mis "Alvaritos" no son fanes del huevo... así que tengo que enmascarar el uno con la otra y si lo corono con jamón o con queso rallado... ¡¡yo creo que triunfo como una campeona!!
Ya te contaré.
Siempre es un placer conocer sus sabios secretos milenarios...

PD.- Y de mi parte dígale a su conciencia que no la mire así... ¡¡por el amor de Diorrrrrr!!

 
On 5 de marzo de 2013, 2:50 , Blanca dijo...

Jaja mi conciencia toma forma de perro salchicha para atormentarme

 
On 5 de marzo de 2013, 2:57 , La madre del monillo dijo...

Venga lo voy a probar pero creo que con la verdura voy a ser menos burra pondre solo dos verduras y menuditas si no quiero terminar con ellas en la cara.

Me gusta leerte querida y mucho

 
On 5 de marzo de 2013, 3:28 , Blanca dijo...

Gracias! el gusto lector es mutuo!

 
On 5 de marzo de 2013, 3:45 , Paula dijo...

Las pueden comer tb los adultos a los q nos encanta la verdura?? jaja es que tienen una pinta buenísima! Está claro q hay q esconder la verdura...buena idea!

Viendo el "peazo" blog q tienes, te pregunto...te gustaría ganar una BECA MAMI por ser mami bloguera???

mira cómo puedes conseguirlo!! http://www.seguimossiendolasmismas.es/a-nuestras-bloggers/ya-estan-aqui-las-becas-mami/

 
On 5 de marzo de 2013, 5:12 , El Sur dijo...

Pues a mi me encanta la idea. Yo les hago una receta que me traje de Argentina, Pascualina, que vendría a ser como un pastel hojaldrado de acelgas. Jamás jamás les pondría un plato de acelgas hervidas sin más.
Y si te digo que uno de los platos favoritos de mis nenas es un pollo con verduras al CURRY? Suave, claro, no del picante. Hay que probar sabores!

Saludos a tu conciencia. Le puedo tirar una galletita?

 
On 5 de marzo de 2013, 8:50 , La Madre Tigre dijo...

Confieso que mis hijas comen acelgas. Porque no les queda otra. Yo suelo recurrir a la técnica milenaria del notemuevesdelasillahastaquenoteacabeslasacelgas. Y a perseverante no me gana nadie.

Eso sí, la coliflor tengo que camuflarla. Incluso bañada en ríos de bechamel La Cuarta la detecta. Y me la escupe. Es mi asignatura pendiente.

Pero nunca he visto nada como los niños de mi amiga la de Madrid. Platos soperos de acelgas, lombarda o lo que les pongan con aceite y sal. Palabrita.

Lo que no te perdono es lo de las verduras al microondas. Mancillar esas trendy magdalenas con radiaciones malignas no tiene perdón...

 
On 5 de marzo de 2013, 11:07 , Blanca dijo...

Pues sí,y salen buenas así que no dudes en hacerlas. Me paso por vuestro blog

 
On 5 de marzo de 2013, 11:08 , Blanca dijo...

Viniendo de una profesional,me encanta que te encante. Espero tu receta para que por fin mis enanos coman acelgas. Ah, y mi conciencia acepta todo tipo de galletitas

 
On 5 de marzo de 2013, 11:13 , Blanca dijo...

¿Acelgas a palo seco? ¿Cuándo la comida dejo de ser un placer para convertirse en un tormento?
Y bueno, las radiaciones mantienen nuestro saludable tono grisáceo. Hasta qué no llegue por aquí la fiebre Bio seguiremos asumiendo riesgos 😜

 
On 5 de marzo de 2013, 12:48 , Blanche´s Blog dijo...

A lo mejor las hago para mi y todo jajaja que buena pinta! Un beso tocaya

Blanche´s Blog

 
On 5 de marzo de 2013, 14:44 , Solomillito De Rana dijo...

ño, qué buena idea! lo mismo se lo hago al Rano, a ver si así cuela :S

 
On 6 de marzo de 2013, 13:33 , Bergeronnette dijo...

Venga va. Las fotos geniales, y la idea maravillosa, pero... Se lo comieron?? La tortilla hecha en horno o microondas es incomestible!

 
On 7 de marzo de 2013, 1:01 , Blanca dijo...

Si no te pasas de horno queda jugosa por dentro. Y lo del microondas es opcional, si cueces la verdura en la olla queda con más agua, ahí esta el problema, por eso recomiendo lo de hacerla al vapor