Algunos de los que me leen saben que trabajo en un museo. Un museo es un centro del que la gente sale por la puerta con algo que no traía cuando llegó. Al margen de las distintas interpretaciones que Erik el Belga y sus colegas hagan de esta frase, el hecho es que es un centro de educación de los llamados “no formal”, o sea, que te enseña cosas sin tener que estar sentado delante de una pizarra. El museo en el que yo trabajo es un museo de ciencia, por lo que nuestro departamento de difusión y didáctica es uno de los departamentos fuertes. Todo este rollo viene a cuento porque una de mis funciones es llevar el taller de reconocimiento de rocas, minerales y fósiles destinado a los alumnos de primaria, y gracias a eso tengo la oportunidad de ver cada día, aunque solo sea por un rato, a un grupo de escolares distinto. Esto me ha permitido hacerme una idea de cómo están los coles, al menos a nivel de nuestra comunidad autónoma. Solo paso una hora con ellos, pero de mi experiencia extraigo datos interesantes y gracias a este trabajo de campo voy a intentar desmontar algunos de los miedos que tenemos los padres con respecto a la escuela pública.

 

1.- No importa para nada el cole que elijas. Para nada. Te da igual que tenga piscina, rocódromo, helipuerto y masajista sueca, si el profe que le toca a tu hijo es un cenutrio, lo llevas claro. Y hay profes cenutrios, para que nos vamos a engañar. Hay gente harta, desencantada, indolente y muy quemada en la educación. Gracias a Dior y a su ministro Paco I, la mayoría de los profes son personas muy motivadas y con mucho amor hacia su trabajo, y yo me he encontrado profes con una vocación inquebrantable y unas ganas de enseñar que tiran de espaldas muchas veces, incluso con grupos a priori malos, de niños con problemas de exclusión social, que mal llevados serían imposibles pero que gracias a la profe que tienen, un niño gitano de 11 años, que flipó con la cabeza del Tyranosaurio, sabía perfectamente distinguir entre rocas metamórficas, ígneas y sedimentarias. Y lamentablemente a esta gente no se les reconoce su labor y en muchos casos son tachados de incompetentes, vagos o lo que es peor: funcionarios. Un buen sistema educativo tendría a los profesores subidos a los altares de la sociedad.

 

2.- Los inmigrantes no nos invaden. No hay hordas mayas salvajes en los patios de los colegios, no hay grupos de islamistas radicales campando por los gimnasios, no hay paramilitares kosovares en las colas del comedor. Por mucho que se empeñe alguna gente, en España lo que mas hay son españoles. Si es verdad que hay coles con una problemática alta de alumnos que no hablan el idioma y que necesitan apoyo para que los que no puedan alcancen el nivel del grupo, pero el 90% de los coles públicos que vienen al museo tiene chavales de distintos colores y el dominantes es siempre el cañí. Es tan dominante que los chavales latinoamericanos no tienen acento. Es tan fuerte que los chavales chinos dicen “ejque”. Que en un grupo de clase haya varias nacionalidades no puede hacer más que enriquecer el aula, la labor del ministerio, la consejería o quien leches maneje esto es no hacer guetos. Lamentablemente, a quien maneja esto le gustan demasiado los guetos.

 

3.- Los niños no son esponjas. Salvo excepciones, los niños no registran todas las cosas a la primera. Sed sinceros/as y pensad cuantas veces hay que repetirles los conceptos a los niños. Si no hay manera de meterles en la cabeza que no pisen el sofá ¿como leches les vas a incrustar la gramática inglesa entre los 3 y lo 5 años? Yo en el museo trabajo con chavales de entre 7 y 11 años, la gran mayoría de las veces suelto un concepto nuevo y luego se lo vuelvo a preguntar al cabo de un minuto. A la primera no contesta nadie, luego, si les das una pista ya van cayendo. Necesitan escucharlo un par de veces y comprenderlo para registrarlo, como cualquiera. Los famosos colegios bilingües que Esperanza Aguirre ha tenido a bien otorgarnos, al menos desde mi experiencia, no solo no han conseguido niños bilingües, sino que ha bajado el nivel de las clases de ciencias  ( o science)  a límites alarmantes. Hay muchos chavales de 10 años que no saben lo que es una cordillera. Ni en español ni en inglés.

 

 
Miedo a que el cole no tenga instalaciones maravillosas, miedo a que haya muchos inmigrantes, miedo a que no tenga un buen nivel de inglés. Los coles públicos nos dan miedo, y, como hice yo, llevamos a los niños al concertado en busca de una mejor educación, y yo ahora creo que me equivoqué. Tampoco es que el colegio esté mal, pero no veo el motivo de pagar lo que estoy pagando, sobre todo cuando pienso que pago doble, de mis impuestos se paga el concierto del colegio y luego pago el impuesto revolucionario. Esto es una utopía pero, si todos lleváramos a nuestros hijos al colegio público ¿no se verían obligados desde el gobierno a darnos más y mejores colegios? Si rechazáramos el concierto ¿no alcanzaríamos una situación como nuestra admirada Finlandia en la que no hay colegios concertados? Bien es cierto que la gestión de la educación está en manos de los políticos, pero ¿no seremos nosotros, los padres, los culpables de su deterioro al correr hacia el “sálvese quien pueda” y el “ yo a mi niño le llevo al colegio británico  aunque me cueste un riñón”? ¿No deberíamos responsabilizarnos de saber  en qué se gastan nuestros impuestos conociendo los colegios públicos, el lugar de “yo no llevo ahí al niño que me han dicho que no tienen clases de danza coreana”? No sirve de nada ir a las manifestaciones y luego llevar al niño a Las Madres Piadosas de la Santa Manta. Ahora, el que quiera que se vaya a reflexionar al rincón de pensar.

Comments ( 23 )

On 15 de marzo de 2013, 2:51 , La madre del monillo dijo...

Estoy llorando en serio, no puedo estar más de acuerdo y me has emocionado que lo sepas y me chifla tu texto y estoy orgullosa de ser como soy y haber elegido como he elegido y más después de tu post.

UN honor contar contigo

 
On 15 de marzo de 2013, 2:58 , Y entonces llegó el caos dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo hermosa.
Y lo del niño chino diciendo "ejque"... épico!
Un besillo

 
On 15 de marzo de 2013, 4:20 , Blanca dijo...

El honor es mío por colaborar en este movimiento. Acabo de terminar con un grupo de un cole público con unos niños encantadores y educadísimos. He felicitado a la profe por lo bien que han trabajado y a la mujer casi se le saltan la lágrimas, nunca nadie reconoce su trabajo, ya va siendo hora de reconocérselo

 
On 15 de marzo de 2013, 7:12 , Cris dijo...

Yo soy producto de enseñanza pública y de clase media-baja 100%, tengo 2 carreras y nunca me he sentido menos que nadie que viniera de cole de pago.
Mi hijo va a la escuela pública que pilla a 5 minutos andando y super-contentos todos! Pavor me dió cuando me dijeron que podía acabar en un concertado si faltaban plazas! (sobretodo porque el tema religioso lo llevo muy mal).
No entiendo el desprestigio de la escuela pública y ese afán de aparentar o pensar que un cole es mejor si pagas más.. sobretodo viniendo de un entorno en que la mayoría procedemos de la enseñanza pública.
Pero si aparece la oportunidad de emigrar a Finlandia, allá que vamos! ;-)

 
On 15 de marzo de 2013, 8:49 , Anónimo dijo...

Se me saltan las lágrimas con doble tirabuzón. Cuánta razón tienes, hija mía. Qué orgullosa estoy de la Madre Ninja, del Samurai, del Mayor, del Rubio y del Don. Cuando érais pequeños, el Cole Público, al lado de casa, era y sigue siendo el mejor. Viva la Escuela Pública. Vivan l@s buen@s profes!! ...y el que quiera ganar pasta que ponga un negocio con la mujer de Bárcenas, que sabe mucho de arte.

 
On 15 de marzo de 2013, 10:25 , Araceli López dijo...

Donde vivimos la escuela publica también está de capa caída (no por falta d entusiasmo de los docentes, si no por un extraño afán de los padres por la concertada) , algo que se va a convertir en un círculo vicioso, no invertirán porque no hay alumnos y no habrá alumnos si no invierten. Mientras tanto ¿quién se beneficia de que los padres pagemos el concierto?

 
On 15 de marzo de 2013, 10:26 , Araceli López dijo...

Ah, mi hijo empieza este año en el cole en la enseñanza pública.

 
On 15 de marzo de 2013, 15:46 , Monstrua dijo...

Siempre digo lo mismo, coles buenos y malos, hay públicos, concertados y privados.

Es importante mirar el ambiente y la filosofía de enseñanza que lleven.

Lo demás... es secundario, como las instalaciones. Aunque unos mínimos decentes sí que son necesarios.

 
On 16 de marzo de 2013, 10:08 , Anónimo dijo...

Creo que los colegios concertados no deberian existir son una engañifa. Son colegios privados que pagamos todos.

 
On 16 de marzo de 2013, 17:18 , Anónimo dijo...

Wow, suрerb blοg layout! Hoω long havе уou beеn blogging for?

you mаκe blogging look easy. The oveгall looκ
οf youг web site is grеat, lеt аlonе thе contеnt!


Also visіt my web blog - simply click the up Coming internet Page

 
On 17 de marzo de 2013, 17:26 , Sara M. dijo...

Pues ante todo estoy de acuerdo con la premisa de que casi todo depende del profesor. Cole público, privado o concertado. Y también estoy de acuerdo con Monstrua en que hay coles buenos y malos en los concertados y en los públicos.
Ahora voy un poco a mi caso. Vivo en una ciudad pequeña, mis hijos van a un cole concertado, y prácticamente no pagamos impuesto revolucionario (100€ año por familia; la verdad, no me parece para quejarse). El problema viene cuando, aquí, la mayoría de la gente quiere que sus hijos vayan a los concertados. En mi caso, entre otras cosas si era por la religión. Pero hay mucha gente para la que eso no es prioritario, y sin embargo los prefieren. ¿Porqué? Pues no lo sé, pero es así. Y un pequeño dato para que tengáis en cuenta; cada alumno, al año, en una escuela pública, le cuesta más dinero al Estado (si, esos impuestos que pagamos todos) que uno que estudie en un concertado. Así que, yo también tendría derecho a preguntarme porqué tengo que pagar yo esas plazas. O a quejarme por tener que pagar las becas de muchos universitarios, a los que se las conceden simplemente por tener una rente mínima, aprueben o suspendan. ¿Perdone? En mis tiempos, si suspendía, eran mis padres los primeros a mandarme a la porra. Pero claro, era su dinero. Por lo visto el del Ministerio de Educación no es nuestro, debe salir de la nada...

 
On 18 de marzo de 2013, 4:49 , planeandoserpadres.com dijo...

En mi casa hemos salido todos de colegios públicos y a ninguno nos ha pasado nada. Mi marido es ingeniero y yo periodista,de comunidades autónomas distintas de España y ambos llegamos a la universidad con las mejores notas y no hemos tenido más problemas. Nuestros hijos irán a colegios públicos aunque podamos permitirnos uno privado. Que aprendan a relacionarse con los demás y con gente de todo tipo, que se sacrifiquen y que aprueben por méritos propios. Si existen carencias nos preocuparemos por solucionarlas en casa.

 
On 20 de marzo de 2013, 2:15 , Auroret dijo...

Yo soy alumna, madre y profesora de "la pública" y quería agradecerte este alegato tan bien escrito en defensa de lo nuestro, poco más puedo añadir...
Un abrazo Madre Ninja, aquí tb demuestras tu fuerza

Escuela Pública de tod@s y para tod@s

 
On 21 de marzo de 2013, 4:26 , kinchu dijo...

Mis hijas van a un cole público y yo estoy encantada. Pero me ha costado convencerme cuando un año, de pronto, hubo una espantá masiva a un concertado que habían abierto en el pueblo de al lado. Bilingüe y con piscina... Yo, que soy cabezona hasta el infinito me pasé todo un verano defendiendo entre mis vecinos (que todos se llevaron a sus niños) que lo de menos era la piscina y el bilingüismo, que lo más importante era que tuviera buenos profesores, motivados y a ser posible bien pagados, que hicieran su trabajo con vocación y responsabilidad y que me parecía una vergüenza que los concertados se pagaran dos veces, una entre todos y otra, con el impuesto revolucionario... No os imagináis las cosas que tuve que escuchar... Ahora, muchos vuelven, por unos motivos u otros a la pública y, sea por el motivo que sea, yo estoy contenta. Creo que la escuela pública es la mejor (o debería serlo). Pena que los políticos (y muchos padres) no piensen igual.

 
On 23 de marzo de 2013, 5:30 , Martinsa dijo...

Gracias, gracias y mil gracias por este "manifiesto". He sido alumna de colegio privado y concertado, soy Maestra de un colegio público y mis hijos van a un público, después de un cataclismo familiar por no llevarlos al mismo que fui yo.
Yo también he vivido la situación de los niños senegaleses hablando con el acento más cerrado del pueblo en el que viven y decir que ellos son de allí! No podemos meter a nuestros hijos en burbujas porque cuando entren en el mundo laboral se encontraran con personas de todo tipo, raza, religión, ideología y condición y para eso tienen que estar preparados y educados en el respeto y en la diversidad.
Todavía sigo alucinando con una persona que conozco que, a pesar de vivir en una zona estupenda llena de colegios públicos estupendos se está planteando meter al niño en un privado para que no se junte con determinados alumnos...
Sólo pido poder seguir trabajando con la misma ilusión que lo hago ahora aunque pasen los años...

 
On 24 de marzo de 2013, 4:05 , Anónimo dijo...

Hay que conocer como funcionan esos datos.
Pídele a la concertada que monte un colegio en un pueblo de 2000 habitantes. Quién da servicio a esos niños?? Es por este motivo por el que parece que nos cuesta más las plazas de los niños en la pública. Hay zonas donde la concertada no ve negocio y no oferta sus vacantes. La escuela pública no es un negocio, es un derecho.
Con lo de las becas estoy deacuerdo.

 
On 24 de marzo de 2013, 4:15 , Anónimo dijo...

Perdona Blanca, el último comentario es para Sara. M

Yo también soy profe de la pública, muy motivada e ilusionada con mi trabajo, así que gracias por el post. Me gustaría que vieseis como se emocionaban mis alumnos(10 años) tras ver una obra de teatro protagonizada por alumnos con necesidades educativas. Estos centros son en su mayoría centros públicos, estos alumnos tampoco interesan a la concertada y aumentan el coste de la pública,claro.

Un saludo, Pilar.

 
On 26 de marzo de 2013, 6:25 , Bergeronnette dijo...

Bravo, me ha encantado el texto, tienes más razón que un santo. Está claro que estamos llevando por la calle de la amargura, perdón, están llevando, a la educación española. Y hay gente que tiene vocación y que hace que cada día sea un reto importante para ellos y los propios niños.

 
On 8 de abril de 2013, 6:01 , Anónimo dijo...

Sólo digo una cosa...

http://www.yoestudieenlapublica.org/video.php

...y mis hijos lo hacen a día de hoy, el miedo de las personas a inventos inexistentes nos está perjudicando, ojalá algún día la gente abra los ojos y defienda lo que no se tuvo que perder nunca.

Añadir que las personas que tienen miedo de la inmigración se verán gobernados por un negro o cualquier persona con orígenes nada cañís en cuestión de unas décadas, por ejemplo como ya pasa en EEUU.

¡Salud y fuerzas ninja para tod@s!

 
On 9 de abril de 2013, 13:04 , Bego (Much More Than I Am) dijo...

Hola

Estoy casi 100% de acuerdo contigo, sobre todo en que la enseñanza depende del profe y que los profes para mí, los buenos, que hay mucho, son mis héroes. Digo casi 100% porque mis hijas van a uno de esos bilingües públicos y estoy encantada, no sé por qué se critican tanto.

Te acabo de descubrir, voy a leer otros posts

Un saludo

 
On 2 de mayo de 2013, 7:46 , Anónimo dijo...

Yo no entiendo porque narices tenemos que pagar el colegio a todos los macarrillas que no estudian y remolonean en colegios públicos, cada estudiante en colegio publico nos cuesta alrededor de 6000€ al año. Los que no estudian y suspoendan a la calle. Solo estoy de acuerdo en que profesores berzas encontraras en todas partes.

 
On 29 de mayo de 2013, 6:26 , Pucca MaestreSpaniel dijo...

¡Gracias! Soy maestra de una escuela pública y, durante cinco años, trabajé en una escuela con niños en riesgo de exclusión. Cuando llegábamos a algún museo o al Zoo, los guías nos miraban con horror; al irnos, siempre nos felicitaban.
La educación empieza y acaba en casa y hay que apoyar al colegio y a los maestros, los resultados se notan.

 
On 9 de julio de 2013, 7:18 , Silvia Royo dijo...

Ayy, Blanca, cuanta razón en este post. Te doy la razón en todo. He llegado prácticamente a las mismas conclusiones que tu en mis años de trabajo con los chavales en mi centro de arte y por otra parte, ahora que me tengo un pequeño que en unos años irá al cole, tengo muy claro una cosa: que no llevaré al niño a un colegio de monjas (tengo muy mala experiencia y no fui consciente de ello hasta intercambiar experiencias con mis compañeros de la facultad y ver a los niños que vienen a mi centro).
Ahora se que comparar equiparar colegio concertado con calidad es totalmente absurdo.