El guerrero Ninja asume que le serán requeridas habilidades que no tiene, y acepta no rebanar el cuello de aquellos que se lo requieren.

 

El mes de junio es muy cansado. Los chavales en los colegios se suben por las paredes y los profesores no dan más de si. El agotamiento y el estrés acumulado es la única explicación que le encuentro al correo electrónico que recibí hace unas semanas:

 

“Queridos papás: como ya sabéis este es el último año de los niños en segundo ciclo de infantil, y para celebrar como se merece el cambio de ciclo, el sábado 15 a las 5:00 de la tarde celebraremos la graduación. Para ello, los niños deben llevar una túnica negra, a la que coseréis la banda verde con el escudo del colegio y un birrete con borla en color verde pistacho. Os adjuntamos las medidas y las instrucciones para que sea mas sencillo”

 

En este párrafo había varios conceptos que no me encajaban, a saber: túnica con  banda cosida, birrete con borla verde pistacho y sábado 15 de junio, precisamente el día que teníamos acordada la mudanza. Ideal.

 

El viernes, 14 de junio para más señas, por supuesto no tengo la túnica hecha. Me pongo al lío y trato de no ser negativa. A priori la cosa es sencilla, sólo hay que coger un rectángulo de tela, doblarlo por la mitad y darle un corte para meter la cabeza. Si se siguen estas sencillas instrucciones te sale una túnica como las que se ponen los graduados de Harvard. Ya. Los cojones. Si haces eso lo más fácil es que recortes tanto el agujero de la cabeza que al niño se le escurra la túnica por los hombros y caiga al suelo.

 

Las cajas de la mudanza están ya hechas, encontrar la cinta de doble cara salvadora de la humanidad con la que arreglar el agujero es prácticamente imposible y lo único que localizo es una bolsita de costura de viaje. Echándole mucha moral decido acortar el agujero cosiendo, y lo que consigo son unas hombreras que me río yo Brigitte Nielsen en los ochenta. No se sabe si el crío se va a graduar en el colegio o en Pachá a ritmo de Locomía.

 

Bueno, aún no está todo perdido. Puedo coser la banda verde encima de las hombreras y con el peso se bajarán. Pero como el niño no se está quieto mientras cojo las medidas con alfileres y como coincide que no soy el puto Yves Saint Laurent, le coso la banda tan abajo que el escudo del colegio queda aproximadamente por el ombligo. Pues así se queda.

 

Y ahora, el birrete. Hago un cilindro de cartulina negra con las medidas aproximadas de la cabeza de mi hijo y le pego un cuadrado de cartulina negra encima con celo. Pego el celo desde dentro, el cilindro se estrecha y al niño le queda pequeño. Horas después, ya en la graduación, observo que el cilindro de mi birrete es mucho más largo que el de los otros compañeros, y esto, sumado al hecho de que le está pequeño, hace que al pobre se le vaya cayendo para atrás mientras camina. Debido a que con la otra mano se tiene que sujetar la túnica me da la sensación de que va a tener que coger el diploma con los dientes. Y entonces, tomo una decisión valiente, que solo una auténtica Madre Ninja estaría dispuesta a asumir. Cuando dicen el nombre de mi hijo, para evitar que el resto de padres allí congregados se fijen en el desastre de túnica y birrete que lleva el chaval me levanto en mitad del salón de actos y, levantando los brazos, pego un berrido que no lo ha escuchado ni Justin Bieber asomado al balcón del Palace. -¡Siiiii! ¡ Yuhuuuuuuu! ¡ Campeón! – Por supuesto, todo el auditorio me mira a mí desviando su atención del niño de la túnica amorfa. Pero el niño, que tiene el mismo sentido del ridículo que yo y bastante más marcha, levanta con una mano el diploma y con la otra pone unos cuernos en plan heavy mientras se le cae la túnica. ¿Os he contado ya que el año que viene cambiamos de colegio?

Comments ( 19 )

On 17 de junio de 2013, 5:09 , Monstrua dijo...

A ver si te creías que al cole no se iba a aprender. Mira qué rápido coses ya, toda una madre-DIY (horterada de siglas).

Saludos

 
On 17 de junio de 2013, 5:31 , Blanca dijo...

Tampoco es que haya aprendido a coser,el problema es que no tengo fotos de la barbaridad que pertreche,más de una Trendy mother se echaría las manos a la cabeza

 
On 17 de junio de 2013, 6:14 , Marta Perez dijo...

Jajajajaj, eres genial, Ninja! Tu hijo tiene a quien parecerse, pero me hubieran gritado a mí, y hubiera contestado, haciendo la ola :)

 
On 17 de junio de 2013, 9:49 , planeandoserpadres.com dijo...

¡Jajaja! ¡Qué bueno es saber vivir sin complejos!

 
On 17 de junio de 2013, 12:49 , OLGA dijo...

Jajaja, si es que somos almas gemelas, me he visto reflejada. Simplemente genial

 
On 17 de junio de 2013, 22:05 , Blanca dijo...

Pues hay que aprovechar ahora,que aún no se avergüenzan de nosotras

 
On 17 de junio de 2013, 22:06 , Blanca dijo...

Mucho más divertido!!

 
On 17 de junio de 2013, 22:08 , Blanca dijo...

Somos muchas las que no sabemos coser...¿por qué nos obligan desde los colegios? Viva la cinta de doble cara

 
On 17 de junio de 2013, 22:52 , Papalobo dijo...

Que paciencia. A mi lo de aparecer a la 5 de la tarde con un calor infernal es para denunciar ante naciones unidas, por lo menos!
Buena técnica de despiste ;-)

 
On 18 de junio de 2013, 1:18 , Y entonces llegó el caos dijo...

Pues los mejores magos utilizan ese truco! Y lo de caerse la túnica a la vez que hace los cuernos, seguro que pensaron que lo teníais ensayado, así desde lejos, parece todo muy coordinado!
Un besillo guapa

 
On 18 de junio de 2013, 2:05 , Madreconcarné dijo...

Bieeeen, buena maniobra distractiva.
Ahora un poco de historia:
Lo de los cuernos: lo introdujo Ronnie James Dio, a la sazón metalero yanki de procedencia italiana que estuvo en diversos grupos. Él cuenta que cuando era pequeño, vivían en EEUU (supongo que recién llegados), y su abuela, una anciana siciliana que nunca habló inglés y los EEUU le debían parecer la antesala del infierno, cuando iban por la calle, ante cualquier cosa que le parecía extraña hacía el susodicho gesto. Es este un gesto típico en todo el sur de Italia, que sirve tanto para conjurar un peligro como para echar mal de ojo.
Así que mi conmoción fue inmensa cuando descubrí que el satánico gesto rockero era lo que yo conocía como... el malocchio napoletano.
Otros dicen que lo inventó Gene Simmons, pero como ya dictaminaron los entendidos "ya se sabe que él inventó respirar, y los zapatos, y todo."

Erudición inútil y extravagante, si. O que ser cónyuge del Epigrafista imprime carácter. Qué sé yo.
Lo sé, soy una pedante. De datos absurdos, pero pedante al fin y al cabo.

Genial entrada, como siempre.

 
On 18 de junio de 2013, 3:45 , Blanca dijo...

No, si a ti te han dado el carné por algo... tu tienes estudios!!

 
On 18 de junio de 2013, 7:40 , Lucía laMamádelaBebédePucca dijo...

Jajajaja. Quedará un gran recuerdo en vuestro cole. Yo soy maestra y podemos estar cansador, pero ¿coser una túnica? Paciencia que tenéis algunos padres. Un saludo.

 
On 19 de junio de 2013, 1:13 , Anónimo dijo...

Que bueno el pequeñajo! Esta´claro que os comunicáis con la mente.
Saludos.Estrella.
PS Te comento en anónimo porque mi blog es de adultos y no es plan de dejarte el link aquí en todo el medio.

 
On 19 de junio de 2013, 2:43 , Madreconcarné dijo...

Ya lo decía un amigo mío: yo seré pastor, y acabaré cuidando vacas... pero seré un pastor "estudiao"
No sé si el saber ocupa lugar, pero lo que es la colección de datos "exóticos", no me deja sitio para nada.

 
On 19 de junio de 2013, 2:45 , Madreconcarné dijo...

Aquí, la explicación de cómo llega una persona casi normal a saber esas cosas:
http://madreconcarne.blogspot.com.es/2013/06/el-ente-grande-ande-o-no-ande.html

 
On 19 de junio de 2013, 7:35 , El Horno de mami dijo...

Y mira que diciendo que tenías el patrón parecía fácil la historia. Pero al final todo se complica. Es un rollo esto de las ropas festivaleras.
Si es que lo de que se le iba a caer era crónica de una muerte anunciada.

 
On 19 de junio de 2013, 14:49 , Auroret dijo...

Con dolor de tripa que me tienes de reír :D... Hoy se ha graduado también el mío y bien horrorizada estaba yo con toda la horterada que se han montao en torno a esta tradición yanqui que no sé desde cuando hemos heredado... pero bien que he pasado por el aro... si te llego yo a leer ayer... aiiiinch!!, si te llego a leer ayer... hubiera tenido fuerzas para cambiar en un despiste el himno de graduación por una de los Eskorbuto y ensayarnos al menos unos cuernos...
Suerte con la mudanza ;)

 
On 29 de junio de 2013, 14:30 , Sermadrememata dijo...

Hola Madre Ninja: te he premiado con el Best Blog Award. Pásate por aquí para verlo http://sermadrememata.blogspot.com.es/2013/06/best-blog-award.html Un abrazo!