Me he quedado loca. Bueno, para ser sinceros había ya caldo de cultivo en mi cerebro para llegar a ese estado, pero lo que escuché ayer en la radio ha sido definitivo para terminar de rematar la locura. Venía en el coche escuchando RNE1, que es de lo poco que se pilla en determinado tramo de mi trayecto cole-trabajo, y radiaban una entrevista-alabanza-besada de anillo que hacía un señor de cuyo nombre no quiero acordarme (no, en serio, no quiero) a Juan Antonio Martínez Camino, actual secretario de la Conferencia Episcopal.

 

Trataban, como manda la actualidad, el tema de la asignatura de religión que la ley Wert (que suena a postulado científico, pero nada más lejos de la realidad) ha colocado muy cerca de las asignaturas troncales. Explicaba el señor secretario que la asignatura de religión es muy distinta de la catequesis porque lo que se va a estudiar  en la escuela es un punto de vista teológico y científico de la religión y su importancia en asuntos como la creación y la historia del mundo. Y es que yo seré muy mal pensada y muy coartadora de libertades y muy nazi y todo eso, pero a mi esto que dice este señor (que es su muy respetable punto de vista) me suena a una cosa que se llama Creacionismo y que da un miedo de cagarse.

 

El primer problema que yo le veo a la tesis que plantea la Conferencia Episcopal para defender la conveniencia de incluir la religión como (cito a Martínez Camino) “asignatura seria” (es seria a partir de ahora, que por lo que parece antes esta asignatura era el cachondeo padre) es que equiparar religión con ciencia, porque las dos asignaturas explican el mundo, es poco mas o menos como equiparar a Belén Esteban con Letizia Ortiz porque las dos son princesas. Lo dicho, un cachondeo.

 

Y el segundo problema viene con el tan enarbolado tema de la libertad y el derecho a elegir que tienen los padres católicos. Efectivamente si una persona tiene a la religión como núcleo de su vida y quiere educar a sus hijos de igual modo, está en su derecho de elegir un colegio en el que se respeten sus creencias y le den la opción elegir una asignatura acorde con su fe. El problema es que hay unas 10 religiones principales en el mundo que se ramifican en un número muy elevado de grupos religiosos, todos ellos igualmente respetables y todos ellos con igual derecho a la educación. Y solamente seis horas de clase al día. A ver si con la ciencia teológica  se soluciona esto porque con la ciencia matemática no hay manera. No es posible que en un colegio público demos cabida a todos los derechos a elegir porque si bastante lío tenían ya los profesores con dar las ciencias en inglés me vas a explicar ahora cómo meten las clases de matemáticas entre religión católica a primera hora, budismo majaiana después de gimnasia o rastafari de quinto entre protestantismo y lengua.

 

Lo ideal sería que los colegios públicos fueran laicos y los colegios religiosos privados, y que la Iglesia becara a aquellos niños que no se pudieran pagar el acceso al colegio religioso católico privado (y quien dice católico dice musulman, sij o cienciólogo) a fin de que hubiera igualdad de condiciones para todos. Actualmente la gran mayoría de padres católicos llevan a sus hijos a colegios católicos y pagan por ello. La libertad de elección de estos padres no ha sido coartada en ningún momento.

 

Pero esto es lo ideal para mí. Lo ideal para el gobierno parece ser que es meter a capón una hora de religión ( o de alternativa para los “moritos”) quitando tiempo que se aprovecharía mejor aumentando una hora a la infame asignatura de conocimiento del medio, que ha reducido alarmantemente los conceptos de historia, geografía, biología o geología que reciben los alumnos de primaria. Aunque claro, eso sería enseñar ciencia de la mala, de la que no sirve para nada, de la que te deja en el paro incluso si eres el mejor físico de Europa o si trabajas en el equipo médico más puntero del mundo.

 

De esta manera, alejándonos del sentido común hasta límites nunca explorados, quedará en manos de las familias la explicación de la fotosíntesis, la batalla de Lepanto, la formación de las cordilleras o los ríos de España y en manos de los profesores la creación del mundo en seis días, el diluvio universal o la resurrección cuando debería ser precisamente al revés. Muy lógico todo.

 

 

Comments ( 7 )

On 24 de mayo de 2013, 2:02 , DesastremaDre dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Ese planteamiento es de locos.

Yo tuve un profesor de religión en el instituto que era fantástico. Nos enseñaba historia de la religión, empezando desde las religiones primitivas y relacionándola en muchos casos con la filosofía.

Y yo sí creo que debería darse religión en los colegios públicos, pero de un modo secundario y enfocada de otro modo. Enfocada como historia de las religiones. Y haciendo mucho hincapié en abrir mentes y desarrollar la tolerancia. Explicar a los chiquillos historia de la religión en todo el mundo, que entiendan por qué tenemos vacaciones en Semana Santa, qué significa la Navidad, qué es el protestantismo, tradiciones musulmanas...

Y, por supuesto, que los profesores de religión no los pusiera la Iglesia, sino que fueran teólogos, filósofos o historiadores que hubieran aprobado una oposición, como todos los demás.

Esta es mi humilde opinión, claro.

Besos.

 
On 24 de mayo de 2013, 3:38 , Blanca dijo...

Pienso que un número muy grande de padres católicos prefieren que sus hijos den mas horas de ciencias a que les enseñen religión en el colegio, porque para aprender religión pueden ir a la Iglesia. Tengo una amiga que es catequista y ella misma decía que sería bueno tener clases de historia de la religión pero la catequesis los domingos en la iglesia. El problema es que la asignatura de religión es religión católica y punto. Es volver a los años 50

 
On 24 de mayo de 2013, 4:11 , kinchu dijo...

Gracias madre ninja por poner por escrito lo mismo que pienso yo y que no habría sabido explicarlo tan rebién. Yo también tengo el "gusto" de tener que escuchar RNE un tramo hasta mi casa y de verdad, esto es como si estuviésemos "involucionando"...

Lo dicho, gracias.

 
On 24 de mayo de 2013, 4:20 , Anónimo dijo...

Lo que nos pasa en esta Essnnnpahññña nuestra, es que no hemos tenido nuestro 1789 de francia, o sea, la guillotina cortadora de regias cabezas, la Ilustración y el Enciclopedismo, así estamos...

 
On 24 de mayo de 2013, 12:50 , Felizmente Atado dijo...

Muy buen post, los puntos sobre las ies con el mayor de los respetos (y te lo dice uno cuyo hermano va a ir al seminario). Estoy plenamente de acuerdo en que los colegios públicos deben ser laicos, no estabamos en un estado aconfesional? Pues eso.

 
On 25 de mayo de 2013, 0:58 , Padre Frikerizo dijo...

Me parece de miedo esto la verdad, no se como se puede considerar que esa asignatura es igual de importante que las matemáticas o que las ciencias, estamos majaras si pensamos que aprenderán cosas útiles, a no ser que quieran ser curas o monjas en su vida. Muy buena tu reflexión.
Besos

 
On 25 de mayo de 2013, 17:54 , Anónimo dijo...

Ay...que.miedo da pensar donde vamos a llegar o mejor dicho donde nos van a llevar...nuestros hijos son el futuro y me temo q algun dia nos lo echaran en cara
...enhorabuena madre ninja, igual me troncho de risa con tus historias q nos pones a todos serios con temas tan importantes como este de la educacion de os hijos...besos ..eva