Eres impaciente joven guerrero Ninja, aún no has comprendido que hay trabajos que nunca terminarás.

 

Maldita, como Sísifo, condenada por toda la eternidad a subir una roca a una montaña,a que se me caiga a escasos centímetros de la cima y tener que volverla a subir. Castigada, como Sísifo, a pasar el mocho por toda la casa y que en el último centímetro de parquet el perro vomite la plastilina que se ha tragado y volver a pasarlo otra vez. Bueno, a lo mejor a Sísifo no le condenaron los dioses a pasar el mocho, los dioses no eran tan crueles.

 

Lucho sola contra la mugre y el desorden. Sola porque la teoría del Samurai es   “para que recoges si en cinco minutos lo van a sacar todo otra vez”. Esta teoría es prima hermana de otras grandes teorías que los hombres han dado a la humanidad tales como “no hace falta cambiar las toallas porque cuando las usas estás limpio y no se manchan nunca” “es inútil hacer las camas si por la noche la vas a deshacer otra vez” o “el agua que cae al suelo no mancha, sólo es agua”.

 

Llevo cuatro días cambiando sábanas porque el Rubio, que ya llevaba tres semanas durmiendo sin pañal, ha decidido que el puede aportar algo mas de diversión a mi insulsa y gris vida y nada mejor que obligarme a doblar el número diario de  lavadoras y secadoras. ¿Hacerle dormir con el edredón apestando a pis sería considerado abandono?. Pensaba en voz alta.

 

Y como tenía poco, he acometido la hecúlea tarea de hacer limpieza de juguetes de cara al próximo tsunami navideño. La cosa al principio iba bien hasta que el Mayor decidió meterse por medio. Estaba yo metiendo cosas sin piedad en una bolsa de basura tamaño jardín cuando el se percata de mi acción y se acerca desconfiado “Mamá, ¿Qué haces tirando los juguetes?” “No hijo, si no los tiro, los guardo en esta bolsa para hacer sitio a los juguetes nuevos que traerán los reyes” (la mentira, arma Ninja por excelencia, ya me pasará factura en la adolescencia, por lo pronto voy tirando) “Pero todos estos juguetes no hay que guardarlos, los uso mucho” Al desgraciao que se le ocurrió meter juguetes en los happy meal y en los huevos kinder habría que colgarle de los mismos huevos kinder.

 

Durante la noche, aprovechando el sigilo de una casa en la que los niños ya duermen, una Madre Ninja carga, directa al contenedor, con un saco de juguetes mas vacío de lo que esperaba, ya que mientras ella lo iba llenando El Mayor lo iba vaciando, convirtiendo su tarea en el trabajo que nunca termina. Maldita, como Sísifo.

Comments ( 6 )

On 19 de diciembre de 2012, 2:25 , Bergeronnette dijo...

Jajaja, creo que es una batalla perdida de antemano. Hay que hacer esa limpia cuando no están en casa. Porque basta con que te vean coger un juguete, que hace la tira de tiempo que no utilizan, para que sea su nuevo juguete las 24horas... Ánimo!

 
On 19 de diciembre de 2012, 5:34 , Blanca Cabrerizo dijo...

jajajajaja si, si pero te pilló in fraganti!!! que tíos, se la saben todas. Aprovecho tocaya para desearte unas muy Felices Fiestas y un próspero 2013. Un beso

 
On 19 de diciembre de 2012, 12:17 , Blanca dijo...

Y lo peor es que sólo tiro juguetes rotos,me da para llenar un saco y los muy desgraciaos dicen que los necesitan!! ¿ cuantos coches sin ruedas y sin puertas pueden necesitar?

Besos

 
On 19 de diciembre de 2012, 12:20 , Blanca dijo...

Muchas gracias guapa!! Pasa muy felices y glamourosas fiestas ( yo,con no tener Petit suise en el pelo ya me veo llena de glamour)

Besazos

 
On 19 de diciembre de 2012, 14:40 , Padre Frikerizo dijo...

Que grande esas frases de hombres, mítica la de la cama! Y lo del kinder toda la razón, que los cuelgue ya! Que pases buenas fiestas y puedas hacer limpia de juguetes!

 
On 20 de diciembre de 2012, 8:07 , silvia dijo...

jajajajaja me parto con las frases de los hombrees!!!la de las toallas es brutaaal!!!jajaja

y lo de los juguetes ya ni te cuento, seguro que no los usa nunca, pero cuando los vas a tirar los quieren deseperadamenteee!!!jajaja

un besazoooo!!!!!!!!